Viernes 19 Abril 2019

“Ser Gay me hace una mamá con doble responsabilidad”

  • Lunes, 21 Abril 2014 00:00

 

Cuando me invitaron a participar de esta edición dedicado a las madres, nunca imaginé tener tantas dificultades para escribir al respecto. Y al ver pasar las horas y no poder hilar una palabra con otra, decidí recurrir a la experiencia de una mujer que asumió el reto de ser madre desde su condición de lesbiana.

Solo sé que cuando quise escribir de lo que yo creí saber, recordé que soy gay y que mi madre me recibió sin condiciones con un amor sin límites. Y aunque presumo que nunca estará totalmente satisfecha con mi condición afectiva, de lo que sí estoy seguro es que ME AMA –así en mayúsculas- por encima de todas las cosas, porque solo el amor de una madre es capaz de aceptarlo todo pues definitivamente es el único y real amor.

Que mejor que sea ella misma quien nos cuente su historia, con la misma valentía con la que enfrentó este reto de la vida:

¿Cuándo y a qué edad decides ser madre?
Realmente muy temprano. Tenía 15 años y accidentalmente -antes de eso desconocía por completo este mundo pero sentía una fuerte inclinación por las mujeres- quedé embarazada. Entonces a esta persona simplemente la consideré “el donante” y a partir de ese momento entendí que una de mis misiones como mujer era ser madre y que más allá de ser un accidente era un reto y una bendición.

¿Cómo fue tu experiencia de gestación?
No fue nada fácil, porque asumí mi embarazo sola, sin respaldo, sin experiencia y sin recursos. Inicialmente mi familia me dio la espalda pero terminó aceptando la situación y especialmente mi madre terminó apoyándome en todo.

¿Cómo fue tu reacción de mujer?
En el mismo instante en que veo la prueba con un positivo visiblemente resaltado, sentí algo tan mágico que me quedé sin palabras. Solo puedo decir que lo primero que hice fue poner mis manos en mi vientre y pensé: Es mío. Un ser dentro de mí crece y me va a decir mamá. Es un momento de felicidad único.

¿Y cómo la de mujer lesbiana?
Pues ese momento fue decisivo, porque es cuando decido afrontar mi situación como mujer lesbiana y asumo el hecho de ser madre soltera. Ya tenía más que un motivo para querer salir adelante. Nada fácil dadas las circunstancias, pero solo hay que querer, para poder lograrlo.

¿Te sentiste discriminada, o por el contrario te apoyaron en tu decisión de ser madre?
Mi familia en general me cuestionó, me rechazó y discriminó. Mis hermanos y mi madre sí fueron incondicionales luego de asimilarlo. Sé que tampoco fue fácil para ellos aceptarlo, pero respetaron mí decisión.

¿Tienes una pareja y si la hay como es la relación con tu hijo?
En este momento no tengo una relación, pero en general la convivencia de mi hijo con mis ex parejas ha sido excelente, enriquecedora y muy afectiva, con excepción de la última en la que no lograron negociar algunas diferencias.

¿Cómo cambio tu vida después de ser madre?
Por completo: Antes de ser madre no había en mi vida nada bueno o interesante. Después de serlo todo, pues todo es un reto. Lo que soy se lo debo al hecho de ser madre. Un hijo es combustible de la mejor calidad que hace funcionar la maquina más desgastada, obsoleta y finalmente anticuada.

¿Cómo es tu relación madre-hijo?
Un poco particular, porque más que su mamá he sido su amiga y sus mejores amigos los míos. Compartimos aventuras, triunfos, temores y hasta los gustos por las chicas.
¿Crees que tu visión del mundo gay sigue siendo igual ahora que eres madre?
Ser gay en una sociedad que discrimina y rechaza sin derecho alguno es muy difícil. Somos personas con las mismas cualidades y defectos, personales, profesionales, empresarios y académicos. Ser gay no nos hace más especiales pero el rechazos si nos hace más capaces. Y ser madre en mi condición de lesbiana solo me hace una mamá con doble responsabilidad moral.

¿Cómo es la relación con tu madre y tu entorno familiar?
Mi madre es mi mejor amiga y consejera, hablar abiertamente de mis temas personales con mi madre y mi hijo no solo me ayuda a tomar la decisión correcta sino que me hace sentir más humana aún a pesar de mis fracasos. Mis hermanos son mis mejores aliados. El resto de mi familia lo asimila y aunque no lo comparten lo respetan, porque hemos demostrado que una pareja homosexual puede tener una relación estable con principios y valores y que merece tanto respeto como una pareja heterosexual.

¿Crees que tu condición de madre lesbiana influenciará en el futuro la identidad psico-afectiva de tu hijo?
Es posible, porque igual siempre está relacionado con mujeres y aunque pueda ser contraproducente en cuanto a su identidad sexual pienso que también puede ayudarlo a definir su rol como hombre en la sociedad. Sin desmeritar el hecho de que la figura paterna sea un factor importante en la educación de los hijos, pienso que no es fundamental.

¿Sientes que de alguna manera eres diferente a la mamá heterosexual o por el contrario la diferencia está en tu identidad sexual?
Ser madre siendo gay no es muy difícil, lo difícil es saber ser madre. Yo considero que soy una madre diferente, no por el hecho de ser gay, sino por ser una madre joven. El que le dé a mi hijo la libertad de pensar, indagar o descubrir en cuanto a tendencias o cultura, me obliga a crearle consciencia, porque le permito decidir pero le enseño los límites. Al final nada ni nadie nos pertenece.

Por: Martín Zapata

Inicia sesión para enviar comentarios o comenta con tu cuenta de facebook:

Próximos Eventos

No se han encontrado eventos

Revista Impresa

Ultima Edición: Revista No. 43

Abril - Junio

Ver Todas