Jueves 17 Octubre 2019

¿Y ahora quién soy?

  • %24 24UTC %957 24UTC %2016

Ahora resulta que quien creía ser… ya no es válido, estoy tan confuso que me veo obligado a reconsiderar si mis documentos registran claramente si en el espacio que dice “sexo”, está correctamente diligenciado, ya que según el ministerio de educación y la organización Colombia Diversa, como soy homosexual, por fuera soy hombre y por dentro, otra cosa…Todo ello, avalado por “científicos de una nueva sicología”, quienes dicen  que los seres humanos no nacemos hombre y mujer…. según estas  brillantes personalidades y entes de la medicina de la siquis del ser humano, ahora resulta que yo no soy quien creí toda mi vida que era. En síntesis un hombre cuya identidad físico afectiva era con otro hombre, o sea, en términos coloquiales un marica –aunque muy machito- pues, nunca he querido ser mujer, ni vestir prendas de mujer, ni caminar como ellas o imitarlas, está ahora en plena confusión.

El Ministerio de Educación en cabeza de la señora Gina Parody -y quiero creer aquí, que con la mejor intención promueve la cátedra y manual de convivencia en las instituciones educativas-, tiene el propósito de acabar con el matoneo y discriminación entre niños y adolescentes. Una actitud muy frecuente hoy al interior de los colegios, puede ser revertida, según esa intención, hacia un ambiente de sana convivencia. Hasta ahí todo bien.

Pero otra cosa es organizar cátedras que desvirtúan lo que hasta hoy, siempre fue lo normal… se nace hombre o mujer y ojo que aquí va el paso en falso del ministerio: Se dejó asesorar por Colombia Diversa, entidad conformada por un grupo de treintañeros que dicen “reivindicar los derechos de los homosexuales…” Así las cosas, la sexualidad del ser humano como se conocía, ya no es; es otra cosa.

En un mundo convulsionado por guerras, odios y desigualdad, no es posible que el ministerio cometa semejante atrocidad, esta, la de intervenir en la formación sexual de nuestros niños y adolescentes, haciéndoles creer que no son lo que para ellos es normal, hombre o mujer, y creando, a cambio, un mundo más caótico ahora con respecto a la identidad de su género. Ahora bien; que los chicos descubran en su proceso de maduración que tienen sentimientos homosexuales, es otro asunto. Pero ello no les impide pertenecer al género masculino o femenino. Esa identidad sexual siempre se la dio cada cual, como un fuero privado, personal. La catedra de respeto o Manual de Convivencia, no debe para nada tocar otros temas que no corresponden a la educación sexual sana y reproductiva. Es vital, y así debe ser entendido por padres de familia, iglesia y comunidades cristianas en general, que se hace inminente y perentoria una cátedra para educar nuevos seres humanos en la convivencia y la tolerancia frente a la diversidad sexual. En lo referente al género, este continuará en el espacio de masculino y lo femenino; nada más. Lo otro, son teorías que aun merecen más dedicación y estudio, para determinar otras  circunstancias, otros comportamientos sexuales.

Creo que un estudiante que solicita usar uniformes del sexo contrario, debe ser acompañado, inicialmente, por un sicólogo, para determinar si padece disforia de género. Algunos sólo tienen el deseo anárquico de pasarse por la faja las reglas de sus colegios.

Exijo ser respetado por mi preferencia sexual y la de mis congéneres, pero igual espero que el Ministerio  de Educación en cabeza de Gina Parody, sea respetuoso de la sexualidad y de la educación que en cada casa se da a los niños. Promovamos un ambiente menos hostil en donde exista el respeto por la diferencia.

Por Martín Alonso Zapata Monroy

Inicia sesión para enviar comentarios o comenta con tu cuenta de facebook:

Próximos Eventos

No se han encontrado eventos

Revista Impresa

Ultima Edición: Revista No. 43

Abril - Junio

Ver Todas