Sábado 15 Junio 2019

El cine de Cali goza de buena salud

  • %25 25UTC %132 25UTC %2016

 

No es claro quién acuñó el sello de Caliwood que distingue a la ciudad por ser pionera del cine en Colombia, pero sus protagonistas prefieren llamar a este fenómeno “El grupo de Cali”, según se

colige del recientemente estrenado filme de Luis Ospina, “Todo comenzó por el fin”. Ospina acaba de recibir homenaje en el Festival de Cine de Cartagena. Su documental parece una despedida, pero, al fondo, es un testimonio de vida, de la huella perenne de esos “pocos buenos amigos “ en el Séptimo Arte.

En Cali se creó, a inicios del siglo XX, la “Valley films”, la misma que fue dirigida por Alfredo del Diestro. Bajo su conducción se hizo “María”, la primera película basada en la obra de Jorge Isaacs, protagonizada por una joven nacida en Jamaica, de origen inglés: Stella López Pomareda.

Gustavo Lotero, Plumitas, aseguraba que todo caleño debe saber nadar, bailar y montar en bicicleta. A ello se le agregaría, “y hacer cine”, pues las virtudes histriónicas se dan aquí de manera casi natural, tanto como el deseo de plasmar en secuencias la realidad o la ficción.

Ya en los 60, la pandilla de Carlos Mayolo, Eduardo Carvajal, Luis Ospina y Andrés Caicedo, recorrían la ciudad con cámaras, sonido, luces, en busca de imágenes para armar historias que hoy hacen parte del patrimonio fílmico colombiano.

Mayolo realizó muchos documentales y encontró en la obra del poeta Álvaro Mutis, inspiración para rodar una de sus más celebradas realizaciones: “La Mansión de Araucaima”. Fue el primero en llevar a la televisión colombiana la técnica cinematográfica, como tal, en “Azúcar”. Ospina, por su parte, recreó el género vampiresco tropical con “carne de tu carne”, y abordó el tema del narcotráfico y los traquetos en “Soplo de vida”.

Historiador de Cali

Luis Ospina recuperó lo que pudo de la primera película sobre “María” y con esos trozos y entrevistas, creó “En busca de María”, documental en el que entrevistó a Stella López, ya anciana. La actriz vivía en el centro de Cali, cerca de San Francisco, y junto a lo que había sido el Hotel Franco, un viejo lugar de Cali construido en el mismo sitio donde pernoctó Bolívar a su paso por esta villa.

Otro de sus documentales abordó la vida de Antonio María Valencia en París, a través de su entrañable amigo Joaquín Nim-Culmell, hermano de la escritora Anais Nim. Joaquín visitó Cali en los 80 y fue entrevistado para la prensa local por Medardo Arias Satizabal. 

Podríamos decir que Ospina es uno de los últimos historiadores de la ciudad, pues, con imágenes, se dio a la tarea de documentar ese Cali que dejó atrás una arquitectura preciosa, lugares entrañables, para dar paso a una equívoca modernidad. La cámara de Ospina estuvo ahí para registrar el instante en que desaparecieron varias manzanas históricas de esta capital, como las ocupadas hoy por la Plazoleta Jairo Varela, donde otro día los cafés permitían un espacio de discusión, alegre diálogo, debate, inspiración, en el espectro que conforma la ciudad y sus liturgias. 

El “cine de Cali” goza hoy de muy buena salud; al premio de Cesar Acevedo  en Cannes –recibió La Cámara de Oro- por su película “La tierra y la sombra”, siguió el aplauso para el director Carlos Palau, quien estrenó el pasado año “La caravana de Gardel”, película basada en la novela de Fernando Cruz Kronfly, acerca del tránsito del cadáver de Carlos Gardel, entre Medellín y Buenaventura en 1936. Palau es también el director de “A la salida nos vemos” y de un filme que relata el tránsito de los primeros japoneses que llegaron al Valle del Cauca, inspirados por los paisajes que se describen en la obra de Isaacs.

El cine caleño es también “El Rey”, de Antonio Dorado, “La vuelta del cangrejo” (Oscar Ruiz Navia); Petecuy (Oscar Hincapié); “Que viva la música”, y “Siembra” (Ángela Osorio, Santiago Lozano). Toda una cosecha de películas que reafirman esa buena semilla de “Caliwood”.   

CortoCircuito en Cali

El Festival de cortos latinos de Nueva York regresa a Cali. En su segunda versión ofrecerá 5 funciones con las mejores producciones de Latinoamérica.

“CortoCircuito fue creado hace 12 años para celebrar y difundir los cortometrajes de Latinoamérica, España y de los latinos en Estados Unidos en Nueva York. Este festival latino, uno de los pocos que se centran en el formato cortometraje en el mundo, se ha convertido en cita esencial del circuito de festivales, ya que da cabida a todo tipo de géneros y temáticas, y da voz a todo el ámbito de influencia de la lengua y las culturas en español”, afirmó Diana Vargas, fundadora y directora del Festival.

La segunda versión en Cali se realizará entre el 1 y 4 de junio, durante estos 5 días se proyectarán trabajos audiovisuales que estimulan la imaginación; desafían los géneros y narrativas establecidas con una alta calidad en su producción. 

Como novedades, en esta ocasión Corto Circuito presentará una función de cortometrajes para público infantil, más de 45 filmes de máximo 26 minutos de duración y habrá un encuentro de Facultades de Cine de Nueva York - Buenos Aires - Cali y Bogotá.

En esta versión se contará con una muestra de cortometrajes de realizadores vallecaucanos y del pacífico colombiano. Todas las actividades de CortoCircuito se realizarán en la Cinemateca del Museo La Tertulia, sala emblemática que desde hace 41 años fomenta el cine como arte. El ingreso no tiene costo, las entradas se reclaman en la taquilla. 

Por: Medardo Arias Satizabal

Inicia sesión para enviar comentarios o comenta con tu cuenta de facebook:

Próximos Eventos

No se han encontrado eventos

Revista Impresa

Ultima Edición: Revista No. 43

Abril - Junio

Ver Todas